La Forrajicultura, basada en la producción de pastos, principalmente de gramíneas y leguminosas, consiste en la utilización adecuada de ellos en los sistemas agropecuarios.