Las experiencias “innovadoras” y estratégicas en el contexto rural actual, nos permite enfocarnos en diferentes rasgos socioculturales que devienen de saberes “tradicionales” abordado e interpretado por la Antropología Social.

Ante la crisis de modelos economicistas dominantes (concebidos como resultante de las relaciones de poder de la modernidad), es necesario para detener esa crisis ambiental y alimentaria, a través de aprovechamientos sustentables-biodinámicos, una puesta en valor de esos saberes, desde una línea integral, con  apoyo del conocimiento científico, en prácticas comunales y colectivas. Como parte de estos propósitos, examinamos y comparamos una serie de programas y proyectos, instrumentados desde el Estado y su impacto, así como el estímulo o no de los actores locales, lo que nos da pie a formular preguntas e hipótesis.

Nuestro compromiso nos remite a definiciones generales y estrategias organizacionales colectivas y productivas para un desarrollo rural sustentable que nos convoque a trabajar para la Soberanía Alimentaria en su amplia definición hacia el Buen Vivir.

En este orden, desde una mirada crítica, acentuar la articulación de los profesionales cursantes de diferentes disciplinas y ciudadanías, entre las esferas del Estado, la Comunidad Local y el Mercado en circuitos cortos, para realizar un quiebre del paradigma destructivo, hacia uno constructivo, colectivo e integrador en una redefinición del concepto de desarrollo rural y los alimentos, desde una perspectiva antropológica en relación con los Derechos Colectivos, socioculturales, identidad, educación y salud

La antropología y los alimentos.pdfLa antropología y los alimentos.pdf